Crónicas del goce de la naturaleza desde Morella y hasta donde haga falta.

Archivo para agosto, 2017

Trans Nomad

 

logo-simple-oscuro-TransNomad

¿Qué fuerza de la naturaleza pudo arrastrarme fuera de la mullida zona de confort? ¿Cómo la Trans Nomad puede generar una energía tal? Bueno, si crees que es el momento de romper tus votos, no te quedes en mirar por el ojo de la cerradura. La Trans Nomad es una prueba especial. Ya, pensaras “eso se lo dices a todas”, pero date cuenta: la organización, (los llamados bike patrols), montan en jeans, JeansTrack, y la bebida oficial, lejos de los hiperedulcorados líquidos de colorines químicos al uso, ¡es una cerveza! ¡y nada menos que la “Tronzadora”!, la cerveza oficial de la Zona Zero. Dos detalles que dicen mucho de la prueba.

transnomad-37

Otro es el cicloalpinismo, o ciclomontañismo si se prefiere. Hubo un tiempo en que maximizar la ciclabilidad en las rutas era casi una obsesión. Uno tiene una bici para ir montado sobre ella, ¿no?, para andar con ella al lado mejor te compras un perro. Pero no, la bici nos lleva a lugares maravillosos, y nos proporciona un vínculo excepcional con el medio, el cual nos hace disfrutar del entorno de un modo particular, que a muchos nos ha enganchado. En la fórmula que genera esta experiencia, la bici y el entorno son dos ingredientes fundamentales. Simplemente, hay lugares a los que el acceso no es posible montado sobre la bici, sin embargo tienen el potencial para ofrecer un goce tal, que el precio de andar media jornada con la bici a cuestas es muy razonable. Más aún, en ocasiones el porteo está siendo una alternativa para eliminar largas transiciones entre los momentos top de una ruta. Y oye, una vez te acostumbras, esos pasos lentos y torpes hacia la pendiente, de alguna forma también se disfrutan. Ah, y además el porteo es un factor de justicia retributiva en una prueba, casi puedo hacerlo al mismo ritmo que Jacobo Santana.

P1000061

El ciclomontañismo se engrana en la Trans Nomad dentro de un concepto más amplio: ese “Nomad” del nombre de la prueba. Sus ideólogos conciben la prueba como un “viaje aventurero”, en el que se van encadenando valles del Pirineo de día, y se duerme en tienda de campaña de noche.

Ah, y están todos esos números, 4 etapas, 180,2 km. 6.540 metros de desnivel positivo acumulado, 13.150 metros de desnivel negativo acumulado,  (sI, se baja más que se sube, sabia configuración). Y claro, todo ello entre el Pirineo Aragonés y el Francés, un escenario para soñar, (espero que sin pesadillas), y para vivir, (espero también que sin pesadillas). Tal cómo me comprometí aquí vendré acudiendo para dar cuentas.

P1000145B


Saliendo de la Zona de Confort

Ya estoy aquí otra vez. después de todo este tiempo, de nuevo me vienen las ganas de contar cosas. Vamos allá.

Tras tantos años de mtb, debo confesar que cierta complacencia presidía mi perspectiva. No siempre fue así, pero de un tiempo a esta parte me había deslizando suave pero decididamente al lado deleitoso del mtb. Y es que son ya 48 años. No es solo que con la edad se aprecie lo sencillo, es que no complicarse es un arte que se asimila poco a poco, para incorporarlo a los más profundos automatismos de la conducta. Cuarenta y ocho, en números romanos es XLVIII, un batiburrillo de palitos que posturean insolentes sonrojando a la presbicia, pero está a solo dos bailes de la simple y austera armonía de la “L”. En fin, a las puertas el medio siglo, no faltan excusas ni coartadas para sosegarse, y para disfrutar, como digo, no hace falta complicarse.

Y mira tu por donde, entre unas circunstancias ajenas y poco afortunadas, y un par de liantes, me han empujado fuera de mi deleitosa “zona de confort”. Vaya por delante que donde pone liantes podría poner amigos, suelen ser los amigos los que te lían, una cosa lleva a la otra, y ya se sabe. Y como quien no quiere así empezamos esta serie de entradas en el blog: fuera de la zona de confort.

Cómo muy pocos recordaréis, (no se completó el aforo precisamente), en una conferencia de hace unos agostos confesé que llevaba tiempo sin practicar deporte. Expliqué que el deporte viene a entenderse cómo la realización de una actividad con el objetivo de superar, bien a los contrincantes, bien a uno mismo. Se contraponía de alguna forma el concepto al de actividad física, en la cual puede estarse realizando idéntica actividad, a un nivel elevado o no, pero sin pretender superar a nadie, tampoco al propio actor. Ya entonces, cómo hasta ayer, llevaba yo tiempo sin tratar de superar a nadie, ni siquiera a mi mismo. Y se estaba muy bien, haciendo lo que te gusta, por que te gusta hacerlo, donde te gusta hacerlo, con quien comparte estas mansas inquietudes, aquí lo explicaba en cierta forma. Ojo, que no es poco.

Pero cómo digo me han liado, y tendré que aparcar tan sencillas aspiraciones de momento. Toca hacer deporte de nuevo. Me encuentro inscrito en la Trans Nomad, y con esta inicio una serie de crónicas para ir contándolo.

IMG_2172WhatsApp Image 2017-07-22 at 21.18.26 2