Crónicas del goce de la naturaleza desde Morella y hasta donde haga falta.

Cicloturismo intenso

Nunca he abjurado del cicloturismo, diría que, más que otra
cosa soy ciclista de montaña, si bien sin exclusiones. Este fin de semana tenía
un compromiso de esos que no son carga en Tudela, de forma que pensé en el cicloturismo,
en venir desde Morella en Bici, mi familia vendría en coche.

Así que me fui a donde tengo mi colección de bicicletas y
elegí entre los fondos, (que albergan dos ejemplares), la que creo más adecuada
para el cicloturismo. La bici de carretera.

Se trata de una forma de cicloturismo intenso, extremo, pues
salen un total de 262 km. De recorrido. No daba para entretenerse mucho en una
sola jornada. Habrá quien piense que no es adecuando llamar a algo así
cicloturismo, y quizá tengan razón. Yo no sabría como llamarle, y lo que me
parece realmente inadecuado es llamar BTT al cicloturismo, confusión de
términos bastante extendida.

Bueno el caso es que salí de Morella algo después de las 7
de la mañana con 9º de temperatura, esto es frío. Más de dos horas estuvo el
termómetro ahí enganchado, para más tarde llegar a los 30º. Fui todo el rato
huyendo de una borrasca que entraba del Mediterraneo y tratando de llegar a
Tudela antes que otra, que no se de donde venía pero que soltó una buena
cantidad de agua. Por suerte llegué antes que el chaparrón.

La parte de turismo del asunto, aparte del disfrute del
paisaje desconocido para mí, consistió en una paradita en Fuendetodos. Di una
vueltecilla por el pueblo, que, a diferencia de la mayoría de sus pueblos
vecinos, da fe del esfuerzo de sus habitantes por vivir en un lugar bonito.
Está muy aseado, con la mayoría de las fachadas en piedra, linpio y coqueto.

Quizá podría haber visitado la casa natal de Goya, o tal vez
el museo de grabados. Lo dejo para otra ocasión, simplemente no tenía tiempo. Y
me dolió, pero hice lo que quizá hubiera hecho en mi lugar el genio universal
que da renombre al pueblo, con más de 100 km. de bici en las costillas y otros
tantos por venir me senté en un bar y me comí un fabuloso bocadillo de tortilla
de patatas y un par de cervezas. Aquí una foto da fe.

Hice una foto más a la salida del pueblo. Y luego a correr.

Creo que esta salida me vendrá muy bien para preparar la
Transpyr, fueron más de 11 horas en total, las primeras 6 a un ritmo muy
sosegado, luego apretando un poco más. Al final me escapé de la lluvia, y tengo
por lo demás las posaderas como un mandril. Hasta otra.

Anuncios

3 comentarios

  1. Sergio

    Per més penjats que hi han al món, mai acaben de sorprendre’t. Quina animalada!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    junio 7, 2011 en 9:38 pm

    • Nomes ere un bocadillet

      junio 8, 2011 en 6:40 am

      • Alberto

        …… qué propet estave Salamanca….. ¡¡¡¡ cachis !!!!

        junio 8, 2011 en 4:18 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s